Seleccionar página
 

APLICA ALGUNAS TÉCNICAS PARA DEJAR DE SER ESCLAVO DE TUS OBJETIVOS Y NO “MORIR” EN EL CAMINO -PARTE 1-

TRANSFÓRMATE EN IMPARABLE: Consigue y multiplica los resultados tanto tuyos como de tu equipo y empresa de forma eficiente y sin morir en el intento.

Conozco a muchas personas que no tienen ningún problema a la hora de conseguir objetivos y resultados, auténticos ninjas que siempre dan en el centro de su diana, que siempre consiguen lo que se proponen, muy orientados a resultados. Yo misma soy una de ellas. La cuestión aquí no es el fin sino los medios, es decir, no lo qué consiguen sino cómo lo hacen. Cuál es el coste de conseguir los objetivos. Cuál es el precio que pagan.

Cuando hablo con muchas de estas personas acaban saliendo a la luz los verdaderos problemas o consecuencias de conseguir objetivos y resultados. A nivel personal: presión, estrés, agobio, salir tarde de trabajar, llevarse problemas y trabajo a casa, no poder conciliar, cansancio, insatisfacción, frustración, desmotivación, burn out… A nivel profesional: problemas con sus equipos de trabajo a los que no se les dedica mucho tiempo y a quiénes se les traslada esa presión, estrés o exigencias; problemas con otros departamentos al centrarse solamente en los objetivos de su equipo… A nivel familiar: problemas, discusiones, mal ambiente… Y a un nivel más avanzado cuando no se gestiona a tiempo: ansiedad y otros problemas de salud. A esto es a lo que me refiero cuando hablo de “morir” en el camino o en el intento, pues el coste personal y el precio que muchas personas pagan para conseguir y superar los objetivos y resultados es muy alto.

Si te ves reflejado en lo anterior y tú también estás teniendo estos problemas y consecuencias, te recomiendo que sigas leyendo .

En este sentido está claro que hay muchas cosas que no podemos cambiar porque no dependen de nosotros. No podemos cambiar a nuestros clientes, ni a nuestro jefe (si tenemos), ni las condiciones o cultura de la empresa de la noche a la mañana… Pero sí podemos cambiarnos a nosotros mismos, sí podemos cambiar la forma en que hacemos algunas cosas para minimizar lo anterior, sí podemos aplicar algunas técnicas para poner solución a estos problemas, asumiendo la responsabilidad que nos corresponde.

Algunas de las técnicas que podemos seguir para dejar de ser esclavos de nuestros objetivos y no morir en el camino hacia ellos, y que forman parte de mi método IMPARABLE, son las siguientes.


1. Prioriza, planifica y organiza tiempo y recursos.

Priorizar, planificar y organizar el tiempo y los recursos es relativamente “sencillo” si trabajáis por objetivos y habéis hecho el ejercicio del artículo anterior de definirlos correctamente, priorizarlos y priorizar también las tareas para cumplirlos.

Esto nos dará como resultado bastantes cosas que organizar, para crear tu macro planning a LP (vista de pájaro), tu planning semanal y diario, y poder llevarlas a tu agenda (solo lo imprescindible, es preferible usar bloques de tiempo más que agendar todas las tareas).

Además, también tendrás que priorizar y planificar otras tareas que no forman parte de tus objetivos (tareas propias de tu puesto de trabajo, tareas de los proyectos en los que participas, tareas que te piden y delegan otras personas…) y que debes añadir a tu planificación. Pero el método es el mismo: Priorizar (en función de si son tareas urgentes o no, importantes o no, de alto o bajo rendimiento…, ordenándolas), dar una fecha (sólo a las que realmente sean imprescindibles/obligatorias porque después de ese dead line ya no podremos realizarlas, en su defecto, te pasarás los días cambiando las fechas asignadas por no poder cumplirlas –las tareas de “hacer lo antes posible” no se incluyen aquí-), planificar y agendar.

2. Gestiona el tiempo para ser más productivos.

La gestión del tiempo es en sí un arte que muy pocas personas dominan. Las personas altamente efectivas son personas que saben mantener muy bien el foco, que no postergan, que gestionan bien las interrupciones y los ladrones de tiempo, que saben decir que no, que no se quedan paralizadas por el perfeccionismo, que saben manejar reuniones de forma eficiente, que buenas delegando y que por supuesto saben cómo guardar un equilibro en todas las áreas de su vida. Obviamente todas éstas son habilidades que se pueden entrenar y mejorar.

Para no agobiarte y empezar a ver pronto resultados, te animo que sigas estas 5 recomendaciones, que pueden ayudarte a dar un paso cuantitativo para mejorar la gestión de tu tiempo y ser más productivo: 

  • Organiza tu calendario por bloques de tiempo agrupando tareas similares, máximo 3-4 bloques al día, sin olvidar dejar bloques libres todos los días para las urgencias e imprevistos. Ten en cuenta que no puedes planificar de antemano toda tu jornada, muchos días son impredecibles, algunos estudios científicos nos hablan de que entre el 40 y el 50 % del día nos vemos obligados a atender imprevistos, urgencias e interrupciones, por lo que no tiene sentido reservar bloques de tiempo para las 8 horas (o las que sean) al día de tu jornada. Y si te sobra tiempo del bloque dedicado a imprevistos, siempre puedes adelantar cosas pendientes que nunca nos faltan. 

Ser productivo implica ser flexible

  • Date menos tiempo del que crees que necesitas para hacer cada tarea, pero ten en cuenta que no podrás abarcar todas las tareas que tienes pendientes, sencillamente porque es imposible. El otro día leía un estudio que decía que el 40 % de las tareas que las personas anotan en los gestores de tareas se quedan sin realizar, pues apuntamos más tareas de las que somos capaces de abarcar. El cerebro va a más velocidad que las manos y tenemos más trabajo del que podemos llevar a cabo. La solución pasa por realizar algo que nos cuesta bastante, y es decidir qué vamos a hacer y qué no, cuál es ese 40 % de cosas que no vamos a acabar hoy e incluso que no vamos a acabar nunca; la forma de hacerlo es por supuesto, priorizando.

Es imposible abarcar todo el trabajo pendiente, hay que decidir qué hacer y qué no

  • No seas esclavo de los check list, si te gustan y te son útiles, adelante, pero lo ideal es usarlos para identificar todo lo que tienes que hacer, tener claro cuáles son las próximas tareas pendientes, descargar la mente y agrupar en bloques de tiempo. Si cada día tienes que crear un nuevo check list estarás siendo improductivo. Para mí son un fantástico instrumento para descargar mi cabeza de temas pendientes, cuando no pones por escrito lo que tienes que hacer te pasas los días recordándotelo para no olvidarlo, lo que te quita mucha energía. Si escribes todo lo que tienes que hacer, te deshaces de esa carga mental, ganas energía y sabes que no lo olvidarás.

Descarga tu mente de temas pendientes anotando todo lo que tienes que hacer 

  • Más que gestionar el tiempo, gestiona tu energía, conociendo cómo funcionas. Me refiero a que analices cuándo estás más centrado y a pleno potencial, momento ideal para realizar las tareas más difíciles e importantes; cuándo estás más creativo, momento ideal para realizar tareas que requieren crear e innovar; cuándo estás cansado y decae tu voluntad, momento ideal para realizar tareas rutinarias o en las que no necesitas mucha concentración… Y organizar tu agenda, tu día y al fin y al cabo tu vida en base a estos criterios.

No gestiones el tiempo, gestiona tu energía 

  • La última recomendación que quiero darte es la más difícil de cumplir de todas, pero tiene un impacto que no puedes ni llegar a imaginar en la productividad de quiénes la siguen. Allá va: Si es posible, no abras el email nada más llegar a tu puesto de trabajo y muchísimo menos nada más levantarte. Cuando abres el email entras en la agenda de otras personas, y empiezas a responder y a realizar tareas que son de otros, en lugar de seguir tu propia planificación. De hecho, lo ideal sería que tuvieras varios bloques pequeños de tiempo al día para revisar y responder emails, y el resto del tiempo no lo consultaras (créeme que nadie va a despedirte por no responder de forma inmediata a un email). Ah, y no olvides desactivar las notificaciones del email de todos tus dispositivos (por supuesto esto sirve para el resto de aplicaciones, tanto en tu PC como en tu smarthphone).

No abras el email al comenzar el día, pues entrarás en la agenda de otras personas en lugar de seguir la tuya propia 

En el próximo artículo nos adentraremos en las últimas técnicas para no “morir” en el camino hacia los objetivos, y poder conseguir objetivos de forma eficiente y sin tanto coste personal. Seguimos avanzando para convertirnos en IMPARABLES.

¿Quieres saber cómo puedes multiplicar tus resultados y los de tu equipo y empresa de forma eficiente y sin morir en intento?