Seleccionar página
 

APLICA ALGUNAS TÉCNICAS PARA DEJAR DE SER ESCLAVO DE TUS OBJETIVOS Y NO “MORIR” EN EL CAMINO Y PASA A LA ACCIÓN PARA CONVERTIRTE EN IMPARABLE

TRANSFÓRMATE EN IMPARABLE: Consigue y multiplica los resultados tanto tuyos como de tu equipo y empresa de forma eficiente y sin morir en el intento.

Comencé esta serie de artículos hablando de los obstáculos que impiden a la mayoría de las personas conseguir sus objetivos. Siento ser pesada, pero si no consigues los resultados de tu puesto y de tu equipo (eso es lo espera tu empresa, por lo que te paga la nómina todos los meses), llegará un momento en que dejarán de contar contigo. Y no te digo nada si tienes tu propia empresa, porque si no consigues resultados dentro de un plazo considerable estaremos hablando de problemas mayores.

Sin embargo, no quiero que lo hagas pagando un alto precio en el camino (yo misma he pasado por ahí y pagado las consecuencias). Por eso, además de las técnicas que compartía contigo en mi último artículo, hay 4 cosas más que puedes hacer para multiplicar tus objetivos y resultados de forma eficiente y sin morir en el intento. Ahí van:

Delega de forma efectiva

Si eres un líder de equipo delegar no es una opción sino una obligación. Sé que es algo que nos cuesta horrores, pues implica perder el control, invertir tiempo al principio (la frase “termino antes haciéndolo yo” lo refleja muy bien), y enfrentarnos a nuestros peores miedos. Pero no tienes más remedio que empezar a soltar si quieres conseguir los objetivos sin morir en el intento, disponer de más tiempo y ser más productivo, además de que es una forma fantástica de motivar y desarrollar a tu equipo de trabajo. 

La delegación es una excelente forma de involucrar y hacer crecer a tu equipo 

Obviamente hay que hacerlo con inteligencia, sabiendo qué puedes delegar, a quién y cómo; qué tienes que tener en cuenta de la persona a la que vas a delegar (experiencia y conocimiento en el tema, motivación para realizarla, autonomía, cómo prefiere que sea el proceso…), qué tienes que comunicar en la delegación (objetivos, expectativas, responsabilidades, tareas, fechas, propósito…), o cómo realizar la supervisión y el seguimiento de las tareas y objetivos delegados.

Lleva tu estrés a raya

El estrés en sí mismo no es algo malo pues tiene su función vital, pero necesitamos gestionarlo de forma adecuada, sobre todo en épocas donde es inevitable (y todos pasamos por estas épocas, aunque seamos muy organizados y planificados).

A cada uno de nosotros nos funciona mejor una técnica por encima de otra, hay quien gestiona su estrés haciendo deporte, hay quién lo hace hablando con un compañero o con un amigo, hay quién lo hace respirando y haciendo relajación (esto es totalmente recomendable para todo el mundo, así como el mindfullnes o atención plena). Lo más importante es conocernos a nosotros mismos, ser conscientes de cómo estamos en cada momento y cuándo estamos a punto de llegar al límite.

Por otro lado, creo que la mayoría de nosotros no somos conscientes de la importancia de cuidarnos. Me gusta decir que todos somos gallinas de huevos de oro, pero si no nos cuidamos no podremos dar lo mejor de nosotros mismos, no podremos sacar todo nuestro potencial y no podemos rendir al 100 %; y por descontado que llegará un momento en que la gallina dejará de producir, y entonces ya no habrá vuelta atrás. 

Si no cuidas tu gallina, llegará un momento que dejará de dar huevos

Para que esto no suceda y poder estar a pleno rendimiento y ser productivos, necesitamos descansar lo necesario (durante la noche y también durante la jornada), realizar ejercicio de forma habitual y comer de una forma equilibrada, es decir, llevar unos hábitos de vida saludables. Sí amigos, aplicar la regla de las 3 D`s (deporte, dieta y descanso).

Por lo tanto, es importante reservar también en tu agenda hueco para estas prácticas (Sí, a veces hasta es necesario bloquear media hora al día para comer!!!) 

Mantén la motivación, el foco y la energía.

Un buen gestor de personas tiene la obligación de tener dominio personal, de liderarse a sí mismo para poder liderar a otros. Y esto implica conocerse, implica conocer:

  • Qué necesitas para estar enfocado y en qué momentos del día funcionas mejor y eres más productivo.
  • Cómo ganas o pierdes la motivación, cómo ganas o pierdes la energía.
  • Cuáles son tus fortalezas y debilidades, qué se te da bien y qué necesitas mejorar.
  • Qué tipo de tareas y proyectos prefieres hacer, en cuáles tienes la sensación de que el tiempo pasa volando (si unes esto con lo anterior, estarás en tu elemento).
  • Cuáles son tus prioridades, tus objetivos personales y tus valores.
  • Incluso cuáles son tus miedos.

Si no te conoces a ti mismo será imposible que te autorregules y autogestiones, y que mantengas la motivación y la energía en los momentos de bajón, que siempre llegan. 

No te engañes, nadie va a motivarte, sólo tú puedes hacerlo

Pasa a la acción, dispara tus objetivos y resultados de forma eficiente y sin morir en el intento, y conviértete en IMPARABLE.

Me temo que no va a gustarte lo que tengo que decirte ahora. De hecho, creo que en el fondo de ti ya lo sabes, pero tengo que recordártelo.

Los objetivos que tienes para tu empresa y en tu puesto para este año no van a lograrse solos. Tú equipo no va a orientarse a los resultados sólo. No vas a poder desarrollarte y mejorar todo lo que te gustaría y necesitas sólo. Los problemas no van a solucionarse solos 

Si no haces nada, dentro de un tiempo, volverás a leerme pero nada habrá cambiado…

Seguirás estresad@, agobiad@, corriendo todo el día de un lado a otro, acabando el día cansando y con la sensación de que es imposible llegar a todo.

Seguirás saliendo tarde de trabajar, llevándote el trabajo y los problemas a casa, sin tiempo para nada, sin poder conciliar.

Seguirás desmotivad@, frustrad@, quemad@.

Tu equipo seguirá insatisfecho, requiriendo de ti constantemente, y con un rendimiento y desempeño por debajo del que te gustaría.

Seguiréis cometiendo errores e incumpliendo compromisos.

Seguiréis sin conseguir los objetivos.

Seguirás dedicando mucho esfuerzo para tan pocos resultados.

Seguirás sin generar un gran impacto en tu empresa.

Seguirás sin estar demasiado valorado, y sin recibir el reconocimiento por tu esfuerzo que mereces.

Y yo no puedo hacer nada más para AYUDARTE, es tu RESPONSABILIDAD dejar de excusarte. Te oigo decir: “no es el momento, no es para tanto, no tengo tiempo”.

AHORA TE TOCA A TI, decidir si quieres PASAR A LA ACCIÓN y formarte para convertirte en IMPARABLE.

¿Quieres saber cómo?