Seleccionar página
 

Hola, me llamo Marta del Campo
y soy Formadora y Consultora de RRHH y Talento.

Mi objetivo es ayudarte a MULTIPLICAR TUS OBJETIVOS Y RESULTADOS (y los de tu equipo y/o negocio) de forma eficiente y sin morir en el intento.

Mi principal batalla personal es conseguir que la formación que “imparto” sea de utilidad, que se aplique en el día a día, y tenga un verdadero impacto en las vidas, puestos de trabajo y empresas a las que ayudo a desarrollar.

¿Puedo hacer algo por ti? 

Hola, me llamo Marta del Campo y soy Formadora y Consultora de RRHH y Talento.

Mi objetivo es ayudarte a MULTIPLICAR TUS OBJETIVOS Y RESULTADOS (y los de tu equipo y/o negocio) de forma eficiente y sin morir en el intento.

Mi principal batalla personal es conseguir que la formación que “imparto” sea de utilidad, que se aplique en el día a día, y tenga un verdadero impacto en las vidas, puestos de trabajo y empresas a las que ayudo a desarrollar.

¿Puedo hacer algo por ti? 

MI TRAYECTORIA Y FORMACIÓN

Mi vida siempre ha estado marcada por la polaridad y el desafío sobre lo que se suponía debía ser. 

De pequeña era muy buena estudiante (mi padre se ocupó de que así fuera) pero me encantaba salir de marcha y mi entorno no era el más apropiado, por lo que nadie apostaba porque llegara a la universidad. 

Terminé selectividad con matrícula y eso que el fin de semana de antes no lo pasé precisamente estudiando. Estudié Ingeniería de Telecomunicaciones, no me preguntes por qué, aunque seguramente que fuese una de las carreras más difíciles tuvo algo que ver. Como os podéis imaginar mi rol como ingeniera tenía los días contados, odiaba la carrera y aunque después de un año de adaptación la terminé a curso por año y con buenas notas, la vida tenía otras cosas preparadas para mí… 

Hice un máster MBA y empecé a trabajar en consultoría, haciendo tanto proyectos de RRHH, talento, organización y procesos, como consultoría de negocio y estrategia. Ayudé a muchas empresas clientes a mejorar, de diversos sectores, nacional e internacionalmente. Pero mi primer ciclo profesional se agotó, quería implicarme de verdad en un único proyecto y ayudar a una empresa desde dentro, por lo que fiché por un importante interproveedor de Mercadona, que además me permitió dejar de vivir como un caracol con la casa en la maleta (literalmente estuve viviendo en 6 ciudades distintas en sólo 5 años, sin contar con otras tantas ciudades de España y el extranjero de ida y vuelta), y también me permitió estar cerca de mi familia, requisito imprescindible para mi salud mental y física (bueno, vale, el Valenciano que me acompañaba desde hacía años también tuvo algo que ver…). Por cierto, creo que no lo he dicho, soy de un pueblo de Albacete (no se permiten bromas :_) y valenciana de adopción.
Pero sigamos con mi trayectoria que me desvío del camino… En esta empresa, primero puse en marcha el área de Mejora Continua dedicándome a la mejora de los procesos clave y a la estandarización. Después pasé a liderar el dpto. de Formación y Desarrollo (dentro de RRHH), donde además de encargarme junto con mi equipo de la evaluación, formación y el desarrollo del talento de la compañía, y crear e impartir importantes programas formativos (principalmente en habilidades directivas, liderazgo, auto-liderazgo y eficacia personal), ayudando a muchas personas a desarrollarse, pude calmar mi sed de consultora poniendo en marcha grandes proyectos en el área de Recursos Humanos (gestión por competencias, DPTs y estructura organizativa, evaluación del desempeño, dirección por objetivos, retribución, medición…).

 

Durante estos años invertí muchísimo tiempo en mi propia formación, cientos de horas en entrenamiento de habilidades, certificaciones en herramientas de evaluación, gestión y desarrollo del talento como DISC, MBTI, Belbin o Lean, y certificación como coach ejecutivo por AECOP.

 Y lo que pasó después, te lo cuento más abajo.

MI HISTORIA

Permíteme que te cuente
una historia, mi propia historia

1

Ingeniera, consultora de RRHH, de talento, de organización y procesos o de estrategia, jefa de proyectos nacionales e internacionales, coordinadora del departamento de formación y desarrollo, o del departamento de mejora continua, formadora en habilidades directivas y gestión de equipos, coach…

Tuviese la etiqueta que tuviese, siempre he sido una persona extra orientada a resultados, un arquero profesional que daba en el blanco de su diana, que conseguía todo lo que se proponía (o le proponían) costase lo que costase.

2

En el año 2012, yo dirigía un área y un equipo de trabajo. Me encontraba estresada, desbordada, con el corazón a 2000 revoluciones por todo el trabajo que había que hacer, por la presión, los “para ayer”, las fechas imposibles de cumplir, las exigencias para hacer cada vez más con menos recursos, las urgencias…. Me sentía muy agobiada porque las prioridades y los objetivos no paraban de cambiar, por las constantes interrupciones, porque todo el mundo requería de mí dentro y fuera de la oficina, y porque, por muchas horas al día que consiguiera liberar nunca llegaba a todo. 

3

El que todo valiera para conseguir resultados implicaba pagar un precio a nivel profesional y personal muy muy alto (mi propia exigencia y orientación a resultados no ayudaban). Tenía problemas con mi equipo, por no dedicarles el tiempo que necesitaban y trasladarles la presión y la alta carga de trabajo; con mi pareja, por no estar nunca en casa y con ganas de nada cuando estaba, y hasta problemas de salud.

La muerte de mi abuela materna marcó un antes y un después en mi vida, rompió todos mis esquemas. Ella era la persona más trabajadora que he conocido nunca, la más perseverante, pero también alguien que se desvivía por ayudar a los demás. Su pérdida me hizo replantearme el sentido de la vida, el sentido de mi vida. Tomé consciencia de que mi misión, mi propósito iba mucho más allá de lo que había hecho hasta el momento, y pasaba por ayudar a otras personas, por servir a los demás de verdad, como ella misma lo había hecho.

Afortunadamente, se cruzó en mi camino una persona, mi primer coach a la que tanto le debo, que me ayudó entre otras cosas a perfilar mi misión, que desde entonces implica ayudar a otras personas para que puedan conseguir sus objetivos y resultados pero sin pagar un precio tan alto como yo estaba pagando.

Enseguida empecé a trabajar en dos direcciones. Por un lado, a investigar, aprender y probar todas las técnicas y métodos habidas y por haber para maximizar los resultados pero de una forma mucho más eficiente, equilibrada y sin el coste personal que había tenido hasta el momento. Por otro, a investigar sobre las metodologías para integrar las técnicas que mejores resultados daban en el día a día, para que fueran transferibles a mi puesto de trabajo y que tuvieran un verdadero impacto sostenible en el tiempo.

En el momento en que comencé a utilizar estas técnicas de forma correcta todo lo anterior cambió, empecé a acelerar mi capacidad de conseguir resultados (tanto mía como la de mi equipo) de forma eficiente y sin pasarlo mal en el camino, empecé a ser más productiva, a necesitar menos horas para hacer mi trabajo, a conseguir más con menos esfuerzo. Comencé a disponer de más tiempo libre, a conciliar más, a vivir de una forma más organizada, tranquila y equilibrada.

También conseguí que mi equipo estuviera más comprometido y motivado, que su rendimiento aumentara, que el trabajo se hiciera en tiempo y forma, y que estuviéramos mejor valorados en la empresa. Y aunque no os lo creáis todo eso me llevó a tener aún mejores resultados, a impactar más en la empresa en la que trabajaba, a estar mejor valorada, a tener más reconocimiento y propuestas de nuevos e interesantes proyectos. 

A finales del 2017 decidí embarcarme en un viaje de sólo ida para trabajar cada día por mi pasión y misión en la vida de ayudar a otras personas para que puedan conseguir sus objetivos y resultados sin morir en el intento (sin pagar un precio tan alto como yo había hecho). 

Mi experiencia durante los 10 años de carrera profesional tanto en consultoría como en el mundo de la empresa donde gestioné varios equipos y áreas, todas las personas a las que había formado y ayudado a desarrollarse y transformarse, las empresas a las que había ayudado a mejorar, todo lo que yo misma me había formado, me habían dado muchas herramientas que quería poner al servicio de otras personas.

Desde finales 2019 este proyecto está llegando a muchas más personas gracias a mi nuevo objetivo digital.

¿Te embarcas conmigo?

ALGUNAS COSAS SOBRE MÍ

También soy la mami de Hugo, un precioso niño que me inspira y me hace crecer y superarme cada día, desde luego, mi mayor reto y escuela.

Y además de todo lo anterior, soy:

  • Una friki del mundo del desarrollo personal y profesional. He leído hasta la saciedad y he invertido miles de horas en mi propia formación, desarrollo y transformación.
  • Una viajera empedernida, he estado en 18 países y los que quedan.
  • Una loca del mundo del fitness, llevo enganchada al universo del gym desde los 18 años (los que tengo ahora no te los voy a decir, pero si has llegado hasta aquí, además de felicitarte por ello, puedes hacer tus propias cuentas).

¿Te has sentido identificad@ con mi historia y mi trayectoria? ¿Quieres que hablemos para ver si puedo ayudarte a ti también?